jueves, 21 de noviembre de 2013

Entrevista a Maghy Panno



La Asociación Miguel Bru, se comienza a generar en un contexto sociopolítico específico en el cual ciertas necesidades de la sociedad no podían ser resueltas por el grupo estatal. Al mismo tiempo que la Bru, como la conocen todos, comienzan a surgir diversos grupos que, a nivel independiente, resolvían o intentaban resolver las falencias sociales.

Maghy Panno es trabajadora social en la Secretaría de la Niñez y participante del Foro por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud. 


 ¿Cuál era el contexto socio-político en el que surgieron las ONG?

-Las ONG se fueron acrecentando en la década de los 90 en la Argentina. Este protagonismo no fue al azar sino que tuvo su correlato con una serie de medidas políticas aplicadas en nuestro país y también en gran parte de Latinoamérica conocidas como “Consenso de Washington” donde se presuponía la incapacidad del Estado de manejar en forma correcta los intereses de los ciudadanos y la falta de efectividad para elevar la calidad de vida de los pobres. Como contrapartida se proponían a las ONGs como modo de control y hacedoras de políticas públicas y acciones sociales.

¿Qué necesidades se buscaba cubrir?

-Estas ONGs disponían de los recursos existentes. No los malgastaban, llegaban a la gente. Es así como se las presentó como un fenómeno insoslayable en el escenario regional y que llevan a cabo objetivos tan importantes como contribuir al desarrollo sostenible, la democratización y la defensa de los derechos humanos , el fortalecimiento y participación de la sociedad civil, entre otros. Muchas de ellas no se sostenían y no se sostienen por sus propios medios, sino por los subsidios que el Estado les otorga.

“La realidad es que tal como están y para lo que están, no deberían existir ya que es como terciarizar al estado, eso quiere decir: mano de obra barata para cubrir necesidades que el estado debería cubrir.

¿Qué tipos de ONG hay?

-Un ejemplo son los comedores barriales ¿Por qué existen? Es un fenómeno que se da a partir del 2001 en el país. Nacieron por la crisis post década del 90, pero deberían haber desaparecido ya, porque los niños, jóvenes y las familias enteras deberían poder comer en sus casas. Pero como no hay trabajo y la pobreza sigue existiendo, los comedores barriales también.

¿Qué pasa con los espacios destinados para niños y/o adolescentes?

-En el caso de las ONG que nuclean a niños y jóvenes es otro ejemplo claro, fundamentalmente los que son hogares, donde los niños y jóvenes permanecen viviendo allí. Bueno, el gobierno les da becas con un monto irrisorio por pibe que pagan cuando quieren, algunos cobran después de seis u ocho meses.

“Hay más de 600 hogares en la provincia de Bs. As. que agrupan a más de 15000 pibes. Para los voluntarios de allí es algo que hacen con amor y a fuerza de sudarla, pero ¿por qué el estado no se hace cargo directo de los 15000 pibes? Porque le conviene más terciarizar mano de obra barata y además ahorran con las becas pe cápita. Total que se arreglen los responsables de la ONG.

Y así son en su mayoría creadas para cubrir lo que el estado debería hacer por obligación.

A modo de conclusión, ¿Cuál crees que es la solución posible?

Yo estoy convencida de dos cosas: la primera es que si los trabajadores del estado hicieran la tarea por lo que le paga el estado y sin el compromiso que tienen y, a su vez, desaparecieran todas las ONG que sostienen lo que el estado no hace, entraríamos en una crisis terrible y eso lo sabemos todos lo que ponemos de una u otra forma el hombro. Vos lo hacés en la facultad, yo en la Secretaría de Niñez y tantos miles a lo largo y a lo ancho del país.

“¿Debería ser así? Podría funcionar con ONGs pero si las políticas públicas estuvieran discutidas y decididas por los que estamos en el territorio y por lo trabajadores estatales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada